Inicio » Docencia » Grados

Grados

Grado en Trabajo Social

La duración del Grado en Trabajo Social es de 4 años.

El mínimo de créditos exigidos para la obtención del título es de 240 créditos ECTS

El Grado en Trabajo Social tiene como ámbitos para el desarrollo de su labor profesional los servicios sociales, la salud, la educación, la cooperación internacional y el voluntariado, entre otros. Será, pues, en el ámbito de la Administración, especialmente en la Administración Local y Autonómica, donde más amplia acogida encuentra esta actividad profesional. También la iniciativa privada ofrece en este terreno un vasto campo al Trabajo Social, ya que las asociaciones de autoayuda y las ONG cada vez desempeñan un papel más importante.

La Facultad de Comercio, Turismo y CC. Sociales Jovellanos ofrece la posibilidad de cursar algunas asignaturas de este Grado en inglés. Aquellos estudiantes que cursen alguna de estas asignaturas verán reconocidos los créditos superados, así como las prácticas realizadas en el extranjero o sus movilidades académicas en el Suplemento Europeo al Título.

Créditos totales: 240 ECTS

Distribución:

  • Formación Básica: 60 ECTS
  • Obligatorios: 126 ECTS
  • Optativos: 30 ECTS
  • Prácticas Externas Obligatorias: 18 ECTS
  • Trabajo Fin de Grado: 6 ECTS

Perfil de ingreso:

El futuro graduado en Trabajo Social debe mostrar:

  1. Una actitud activa de contribución al desarrollo de una sociedad justa y disposición de defensa de la justicia social.
  2. Capacidad para las relaciones interpersonales y para desarrollar una actitud de comprensión empática hacia las necesidades y problemas de los demás.
  3. Experiencia de voluntariado en actividades sociales, o disposición a adquirirla.

Salidas profesionales:

Los ámbitos donde se realiza la labor profesional son: servicios sociales, salud, educación, justicia, empleo, urbanismo y vivienda, empresa, medio ambiente, cooperación internacional, voluntariado, cultura y tiempo libre.

Las distintas Administraciones Públicas (Central, Autonómica y Local) son las máximas responsables en nuestro país, y en los países de nuestro entorno, de garantizar la prestación de este tipo de servicios a la ciudadanía y a sus comunidades. Será, pues, en el ámbito de estas Administraciones, especialmente en la Administración Local y Autonómica, donde más amplia acogida encuentre esta actividad profesional.

También la iniciativa privada en este terreno ofrece un amplio campo al Trabajo Social ya que las asociaciones de autoayuda y las Organizaciones No Gubernamentales desempeñan un importante papel, y lo aumentarán en los próximos años, debido a la tendencia creciente de las políticas públicas a la externalización de los servicios. Finalmente, también el sector mercantil ha estado siempre presente y es posible que tenga un gran futuro desde la crisis de los sistemas tradicionales de prestación de este tipo de servicio.

A veces están siendo los mismos profesionales del Trabajo Social quienes promueven ahí un amplio cambio de actuación profesional que se debe tener en cuenta. El tipo de intervenciones que se desarrolla en estos ámbitos se hace de forma coordinada y complementaria con otros agentes, tanto políticos (cargos políticos institucionales, representantes políticos y sindicales, etc.), sociales (voluntariado social, militantes sociales, etc.), como profesionales (de la Psicología, Sociología, Pedagogía, Educación Social, Derecho, etc.).